¿Qué son los derechos de autor?

En muchos países, cuando una persona crea una obra original en un medio físico, se convierte automáticamente en el propietario de los derechos de autor de dicha obra y tiene el derecho exclusivo sobre el uso de esta. En la mayoría de ocasiones, el propietario de los derechos es el único que puede decidir si otra persona puede usar o no su obra.

¿Qué tipos de obras están sujetas a derechos de autor?
  • Obras audiovisuales, como series de televisión, películas y vídeos online
  • Grabaciones sonoras y composiciones musicales
  • Obras escritas, como conferencias, artículos, libros y composiciones musicales
  • Obras visuales, como pinturas, pósteres y anuncios
  • Videojuegos y programas de software
  • Obras dramáticas, como obras de teatro y musicales

Las ideas, los hechos y los procesos no están sujetos a derechos de autor. Según la ley de derechos de autor, para que una obra esté protegida por estos, es necesario que sea original y esté registrada en un medio tangible. Los nombres y los títulos no están sujetos a derechos de autor por sí mismos.

¿Puedo utilizar una obra protegida por derechos de autor sin infringirlos?

Es posible utilizar una obra protegida por derechos de autor sin infringir los derechos del titular si haces un uso legítimo del contenido o si obtienes el permiso necesario para usar el contenido de otra persona en tu vídeo.

Si tienes pensado incluir música de otra persona en tu vídeo, infórmate sobre las opciones que tienes:

Opciones para incluir música en tus vídeos

 

Algunos creadores de contenido prefieren poner sus obras a disposición de los usuarios para que estos las vuelvan a usar, siempre que cumplan los requisitos que se recogen en la licencia Creative Commons.

¿YouTube puede determinar quién es el titular de los derechos de autor?

No, YouTube no puede mediar en las impugnaciones relacionadas con la propiedad de los derechos. Cuando recibimos una notificación de eliminación válida y completa, retiramos el contenido tal y como exige la ley. Si recibimos una contranotificación válida, se la reenviamos a la persona que solicitó la retirada. A partir de ese momento, corresponde a las partes implicadas solucionar el problema en los tribunales.

¿"Derechos de autor" es lo mismo que "marca comercial"?

Los derechos de autor son solo una forma de propiedad intelectual. No son lo mismo que una marca comercial, que evita que otros usuarios utilicen el nombre de la marca, los lemas, los logotipos y otros identificadores originales con fines específicos. También se diferencian de la legislación de patentes, que protege los inventos.

YouTube cuenta con un proceso de eliminación independiente para los vídeos que infringen las leyes de marca comercial u otras.

¿Qué diferencia hay entre los derechos de autor y la privacidad?

Solo por el hecho de aparecer en un vídeo, una imagen o una grabación de audio no significa que seas el titular de los derechos de autor de este material. Por ejemplo, si una amiga tuya graba una conversación entre ella y tú, ella será la titular de los derechos de autor de la grabación de vídeo. Las palabras que pronunciáis mientras habláis no están sujetas a derechos de autor distintos a los del propio vídeo, a menos que se hayan plasmado en un medio físico con anterioridad.

Si uno de tus amigos u otra persona sube sin tu permiso un vídeo, una imagen o una grabación en la que sales y crees que vulnera tu privacidad o tu seguridad, te recomendamos que presentes una reclamación de privacidad.

Mitos comunes relacionados con los derechos de autor

A continuación, te mostramos algunas ideas equivocadas comunes sobre los derechos de autor y cómo funcionan en YouTube. Recuerda que, aunque lleves a cabo las prácticas que describimos, podrás seguir recibiendo reclamaciones de derechos de autor en tu contenido.

Primer mito: Si le das reconocimiento al titular de los derechos de autor, puedes usar su contenido sin problemas.

Dar crédito al titular de los derechos de autor de una obra no te otorga automáticamente el derecho a usarla. Antes de subir un vídeo a YouTube, cerciórate de que tienes los derechos de todos los elementos sin licencia que incluya. Si piensas acogerte al principio de uso legítimo, es posible que tu vídeo no entre en dicha categoría aunque añadas material original a la obra protegida por derechos de autor de otra persona. Por tanto, te aconsejamos que revises detenidamente los cuatro factores que determinan el uso legítimo y busques asesoramiento legal si es necesario.

Segundo mito: Si subes un vídeo sin ánimo de lucro, puedes usar el contenido que quieras.

El hecho de que no pretendas obtener ingresos de una obra protegida por derechos de autor no te exime de recibir reclamaciones por ello. Declarar que has subido el contenido solo con fines de entretenimiento o sin ánimo de lucro, por ejemplo, no son justificaciones válidas por sí mismas. Los tribunales analizan cuidadosamente tus fines para evaluar si el uso del contenido es legítimo. Por tanto, aunque puede que tengan en cuenta que lo has utilizado sin ánimo de lucro, esto no constituye una defensa automática a la hora de determinar si se trata de un caso de uso legítimo.

Tercer mito: Como otros creadores lo hacen, tú también puedes.

El hecho de que vídeos similares a los tuyos permanezcan en la plataforma no implica necesariamente que tengas los derechos necesarios para publicar ese contenido también. En algunas ocasiones, un titular de derechos de autor da su autorización para que aparezca una parte (pero no la totalidad) de su material en nuestra plataforma. En otros casos, hay vídeos muy parecidos que tienen varios titulares de derechos de autor, y puede darse el caso de que uno conceda su permiso y otro no.

Cuarto mito: Puedes utilizar contenido que adquieras en iTunes, o de un CD o DVD que hayas comprado.

Que hayas comprado el contenido no implica que tengas los derechos necesarios para subirlo a YouTube. Aunque des reconocimiento al titular de los derechos de autor, sigues pudiendo infringir las leyes de derechos de autor si publicas vídeos que incluyen contenido que has comprado.

Quinto mito: No pasa nada si subes contenido que has grabado de la TV, del cine o de la radio.

El contenido que hayas grabado no siempre te otorga todos los derechos necesarios para subirlo a YouTube. Si el vídeo que has grabado incluye contenido protegido por derechos de autor creado por otra persona (por ejemplo, si suena música de fondo que está protegida por derechos de autor), los titulares de los derechos de autor de dicho contenido tienen que darte permiso para utilizarlo.

Sexto mito: Puedes decir que no pretendes infringir los derechos de autor.

Las renuncias de responsabilidad y otro tipo de declaraciones como "todos los derechos son propiedad de su autor", "no pretendo infringir estos derechos" o "el contenido no es mío" no te dan automáticamente el permiso del titular de los derechos de autor para publicar el material, ni tampoco implica que estés haciendo un uso legítimo de él.

Séptimo mito: No pasa nada si solo incluyes unos segundos de contenido protegido por derechos de autor.

Si usas contenido protegido por derechos de autor sin licencia (sea cual sea su duración, incluso si solo se trata de unos segundos), corres el riesgo de que Content ID reclame el vídeo o de que el titular de los derechos de autor lo retire. Puedes argumentar que se trata de un uso legítimo, pero recuerda que solo los tribunales pueden determinar si lo es.

¿Te ha resultado útil esta información?
¿Cómo podemos mejorar esta página?