Solucionar problemas de lentitud en conexiones a Internet con Google Nest Wifi o Google Wifi

Si la velocidad de Internet o de la conexión Wi-Fi de tu Google Nest Wifi o Google Wifi es lenta, esto puede afectar al rendimiento de todos tus dispositivos: teléfonos, tablets, ordenadores, televisores, pantallas inteligentes, altavoces o cualquier otro aparato que esté conectado a tu router o a tus puntos Wifi.

La velocidad de la conexión Wi‑Fi puede variar en función de aspectos como el tipo de dispositivo que utilizas, la distancia entre el dispositivo y tu router o punto de acceso Wifi, la frecuencia a la que están conectados los dispositivos y las barreras físicas, como las paredes de tu casa.

Para mejorar la velocidad de tu conexión Wi‑Fi, prueba con una o varias de estas sugerencias:

  • Acerca el dispositivo conectado a tu router o punto Wifi.
  • Haz una prueba de malla para asegurarte de que tus puntos Wifi están en lugares óptimos. Prueba a mover tu router o tu punto Wifi a un sitio más abierto o sin obstáculos, y a acercar el router a tus puntos Wifi o viceversa.
  • Reinicia la red.
  • Ponte en contacto con tu proveedor de Internet para confirmar que el servicio funciona correctamente.

Factores que pueden afectar a la velocidad de la conexión Wi‑Fi

  • El dispositivo está lejos del router o de los puntos Wifi. A menudo, si acercas el dispositivo al router o al punto Wifi, la velocidad mejora.
  • Los materiales de construcción y otros objetos situados entre el router y los puntos Wifi o entre los puntos Wifi y los dispositivos móviles pueden ralentizar la conexión. Si es posible, intenta utilizar el dispositivo sin que haya nada más entre este y el router o punto Wifi.
  • Es posible que la velocidad de Internet de tu proveedor sea más lenta de lo normal. Haz pruebas de velocidad de tu conexión a Internet. Si los resultados son inferiores a lo esperado, ponte en contacto con tu proveedor de Internet.
  • En el canal de 2,4 GHz, los dispositivos no suelen alcanzar velocidades tan altas como en el de 5 GHz.
  • Algunos dispositivos no son compatibles con los estándares Wi‑Fi más rápidos. La velocidad depende tanto del router o punto Wifi como del dispositivo conectado a él. Por tanto, es probable que los dispositivos antiguos no sean compatibles con los estándares más recientes, que permiten conseguir las velocidades más altas.
  • Puede que haya interferencias en la señal causadas por el tráfico de tu red Wi‑Fi, por las redes Wi‑Fi de tus vecinos o por otras fuentes, como microondas o vigilabebés.
Estás demasiado lejos del punto Wifi

Cuanto más cerca esté tu dispositivo de tu router o punto Wifi, mejor funcionará la red Wi‑Fi. El router y los puntos Wifi deben situarse en el centro del espacio. Comprueba que no haya ningún obstáculo entre tu router y los puntos Wifi ni nada que esté demasiado cerca de ellos y pueda bloquear físicamente la señal que reciben tus dispositivos. Consulta dónde colocar los puntos Wifi.

Hay otros dispositivos que usan el ancho de banda

Cada vez que un dispositivo se conecta a tu red Wi‑Fi, tiene que competir con otros dispositivos por el ancho de banda, es decir, la velocidad de Internet. Tanto un televisor que está reproduciendo contenido de Netflix en streaming como un portátil que está descargando archivos o una sesión de Xbox Live requieren ancho de banda y, según el servicio que tengas, realizar varias actividades simultáneas que consumen mucho ancho de banda puede ralentizar la conexión.

Para solucionar este problema, puedes hacer lo siguiente:

Tienes una conexión WAN lenta
Problemas con el módem

Para solucionar problemas de conexión a Internet, mejorar las conexiones lentas y resolver problemas habituales de las redes inalámbricas, puedes reiniciar tu módem. Aunque parezca que el módem funciona correctamente, es posible que necesites reiniciarlo para conectarlo de forma segura a tu punto Wifi.

Sigue estos pasos para reiniciar el módem:

  1. Desconecta el cable de alimentación del módem.
  2. Espera 2 minutos.
  3. Vuelve a conectar el cable de alimentación al módem.
  4. Espera a que el módem y el router o el punto Wifi principal se inicien, y a que la luz de Internet se encienda. A continuación, comprueba si la velocidad de conexión ha mejorado.
Problemas con algún cable Ethernet o con un dispositivo de nivel superior

Nest Wifi y Google Wifi admiten velocidades de 10, 100 o 1000 Mbps (megabits por segundo) en el puerto Ethernet. No obstante, la velocidad de Internet de tu red estará limitada por el componente más lento. En consecuencia, si en la ruta de conexión a Internet hay algún elemento que no admita conexiones rápidas, puede que la velocidad baje a 100 o 10 Mbps. 

Si haces una prueba de velocidad de Internet y no ves los resultados que esperabas, o si has recibido en el feed de tu aplicación Google Home un aviso de evento prioritario porque se ha detectado que alguna conexión Ethernet es más lenta de lo que debería, haz lo siguiente:

  1. Averigua si tienes un cable Ethernet cuya velocidad máxima admitida sea inferior a la que debería proporcionarte tu proveedor de Internet. Si tienes contratada una velocidad de Internet de más de 100 Mbps, te recomendamos que uses cables de categoría 5e o 6.
  2. Comprueba la velocidad que admiten los puertos Ethernet de todos los dispositivos de tu red. Por ejemplo, módems, conmutadores o divisores.
    • Todos ellos deberían admitir velocidades iguales o superiores a la que te facilita tu proveedor de Internet.
    • También es posible que la velocidad de la red esté limitada por la configuración del software de alguno de tus dispositivos.
Problemas con el proveedor de Internet

Tu proveedor de Internet controla el ancho de banda inicial y la velocidad de Internet que llega a tu casa, lo que puede afectar a la velocidad de Internet de todos tus dispositivos.

Puede que, en algunos momentos, la conexión a Internet de tu proveedor se ralentice si está realizando tareas de mantenimiento en la red de tu zona o si ha hecho otros cambios. También es posible que se limite la velocidad según el plan que tengas contratado. 

Si sueles tener problemas con la velocidad de tu conexión a Internet, pregunta a tu proveedor de Internet si hay alguna incidencia que pueda estar ralentizando tu conexión o si puede hacer algo para mejorar la velocidad.

Hay otros routers cercanos que causan interferencias

Si hay algún router inalámbrico que emite señales Wi‑Fi cerca de tu router o de tus puntos Wifi, es posible que cause interferencias. Esto puede empeorar el rendimiento de tu conexión Wi‑Fi.

Si hay otro router que emite el mismo nombre de red Wi‑Fi que tu router Google Nest Wifi o tu punto Google Wifi, puede que tus dispositivos salten entre los puntos Wifi y el otro router o que no puedan conectarse. 

Prueba a desactivar la conexión Wi‑Fi del router que no es de Google o a separar más los routers.

Desactivar la conexión Wi‑Fi de routers que no son de Google

Una solución es desactivar la conexión Wi‑Fi en el otro router, es decir, en el dispositivo que no sea Google Nest Wifi ni Google Wifi. Echa un vistazo a las luces de la parte frontal de ese router. En la mayoría de los routers hay una luz que indica si las señales inalámbricas están activas o inactivas. El icono de esa luz puede ser similar a este: .

Para inhabilitar la conexión Wi‑Fi, accede a los ajustes del router y desactiva la conexión inalámbrica. Para acceder a los ajustes de tu router que no es de Google, posiblemente tengas que abrir un navegador de Internet en un dispositivo conectado a ese router. A continuación, escribe la dirección IP del router en la barra de direcciones del navegador de esta forma:

Los pasos que deben seguirse a continuación varían en función del router. Si tu proveedor de Internet fue quien te proporcionó el router, podrá ayudarte a desactivar la conexión Wi‑Fi. Muchos fabricantes y proveedores de Internet pueden facilitarte las instrucciones para hacerlo.

Problemas con el router o los puntos Wifi
A veces puedes, los problemas de conectividad se resuelven reiniciando el router o punto Wifi. Al hacerlo, no se borrarán tus datos ni se modificarán tus ajustes. Consulta más información sobre cómo reiniciar tus dispositivos Google Nest o Google Wifi.

Métricas de la red

En tu feed de Google Home pueden aparecer métricas de la red Wi-Fi por problemas como los que se describen en este artículo. Cuando un dispositivo Nest Wifi o Google Wifi detecta un problema relacionado con tu red, en tu feed de Google Home se muestra una tarjeta que te informa de que puede haber un problema y te sugiere una solución.

Si te aparece una de estas métricas de la red, consulta a continuación los detalles del mensaje que hayas visto:

La conexión Ethernet está limitando la velocidad de tu red

Esta métrica se muestra cuando, en las pruebas de velocidad realizadas hace poco, se detecta que la velocidad de enlace de tu red no supera los 100 Mbps y que la velocidad de tu punto Wifi no supera el 90 % de la velocidad de tu router. Estos resultados indican que probablemente haya un problema con tus cables Ethernet, con la conexión o con otro dispositivo de tu red.

Solución: Revisa los problemas que pueda haber en los cables Ethernet o en los dispositivos de la red de nivel superior.

Velocidad de Internet lenta: proveedores de Internet

Verás esta alerta cuando Nest Wifi o Google Wifi detecte que tus solicitudes de Internet están tardando más de lo esperado en completarse. Nest Wifi y Google Wifi envían paquetes de prueba para comprobar si se ha ralentizado la red de tu proveedor de Internet. Si la conexión a Internet es lenta, pueden determinar que probablemente se deba a un problema con tu proveedor de Internet. 

Tu proveedor controla el ancho de banda inicial y la velocidad con la que Internet llega a tu casa. Para mejorar la velocidad, debes preguntar a tu proveedor si se trata de un problema temporal o si hay algo que pueda hacer.

Solución: Revisa el apartado que hay más arriba sobre problemas que puede haber con el proveedor de Internet y ponte en contacto con él.

Velocidad de Internet lenta: congestión de red

Recibirás esta alerta cuando Nest Wifi o Google Wifi detecten que tu conexión a Internet es lenta por congestión de la red o porque no hay suficiente ancho de banda.

Es decir, puede que los dispositivos de tu casa estén superando la capacidad del ancho de banda proporcionada por tu proveedor de Internet. Cuando te quedas sin ancho de banda, Internet se ralentiza.

Solución: Revisa cómo se está usando tu red y desconecta los dispositivos que no necesites.

Artículos relacionados

Hacer pruebas de la conexión en malla entre puntos Wifi
Probar la velocidad de la conexión Wi‑Fi en los dispositivos de una red
Problemas de red
Conectar routers Google Nest Wifi, puntos Google Wifi y otros dispositivos con un cable

¿Te ha resultado útil esta información?
¿Cómo podemos mejorar esta página?

¿Necesitas más ayuda?

Inicia sesión si quieres ver otras opciones de asistencia para solucionar tu problema.