Solución de problemas de encendido del termostato

Si el termostato no se enciende y ves una luz roja o verde que parpadea (o no ves ninguna luz), podría haber un problema de alimentación o el termostato podría no responder porque el software se está actualizando. Más abajo te proponemos una solución a este problema.

Si hay un problema de alimentación, la batería del termostato se acabará agotando. Para alargar su duración, se inhabilitará la conexión a la red Wi-Fi, la pantalla y otras funciones.

Antes de empezar a solucionar el problema:

  • El termostato Nest debería encenderse automáticamente al enchufarlo a una toma de corriente (si está colocado en un soporte) o al conectarlo a los cables de fase de un Heat Link (si está instalado en la pared). Tendrás que conectar el Heat Link a la aplicación y configurarlo para que pueda controlar tu sistema de calefacción.
  • Si parpadea una luz roja en la parte superior de la pantalla de tu termostato Nest, tendrás que esperar a que la batería esté cargada antes de poder usarlo para controlar la calefacción.
  • Puedes encender la calefacción manualmente si es necesario. Solo tienes que pulsar el botón del Heat Link para encenderla mientras solucionas el problema. Consulta más información en el artículo sobre cómo encender o apagar manualmente la calefacción.
  • La pantalla del termostato se apagará automáticamente después de un periodo de inactividad, pero debería encenderse si detecta la presencia de alguien o si se usa la aplicación para controlar el termostato.
  • En función de la instalación, el termostato Nest utiliza el cable de alimentación USB (si está colocado en un Nest Stand) o los cables de un Heat Link (si está instalado en la pared) para cargar su batería interna. Si se desconecta la alimentación o se produce un apagón, la batería tendrá suficiente capacidad para seguir funcionando un tiempo. Se desactivarán algunas funciones del termostato, como la conexión a la red Wi‑Fi, para prolongar la duración de la batería antes de apagarse por completo.
  • Si ves un mensaje de error en el termostato o en la aplicación, sigue los pasos del artículo sobre la solución de problemas de los códigos de error del termostato Nest.
  • Sigue los pasos que se indican a continuación para solucionar problemas si tu termostato no responde cuando giras el aro o pulsas la pantalla.

Una luz roja parpadea en el termostato

Si una luz roja parpadea en la parte superior de la pantalla del termostato, significa que la carga de la batería es muy baja pero que se está cargando.

El termostato debería encenderse automáticamente

Una luz roja que parpadea no suele indicar ningún problema en la instalación del termostato Nest, y lo más probable es que la batería interna tenga poca carga. El termostato debería encenderse automáticamente cuando la carga de la batería sea suficiente.

La luz roja que parpadea no desaparece o vuelve a aparecer

Los pasos para solucionar el problema son diferentes en función de cómo esté instalado y conectado a la alimentación eléctrica el termostato.
Enchufado a una toma de corriente (colocado en un soporte)
  1. Comprueba que la toma de corriente a la que está enchufado el termostato no se esté activando y desactivando. Esto puede hacer que se consuma la batería mientras esté desactivada y que el termostato necesite cargarse cuando se vuelva a activar.
  2. Prueba a enchufar el termostato a otra toma de corriente. Si así se soluciona el problema, es posible que un electricista deba reparar la toma de corriente a la que estaba enchufado primero.
  3. Ponte en contacto con un Nest Pro de tu zona que pueda diagnosticar correctamente el problema del sistema de calefacción y del termostato Nest.

Conectado a los cables de un Heat Link (instalado en la pared)​

  1. Comprueba si el Heat Link recibe corriente eléctrica. Pulsa el botón de tu Heat Link. Si se enciende la luz, está recibiendo corriente. Si no se enciende, comprueba que el fusible que controla la corriente del sistema esté en la posición de encendido.
  2. Extrae la pantalla de tu termostato Nest y conecta un cable USB al puerto correspondiente de la parte posterior del termostato y a un cargador de pared. Según el modelo del termostato, puede ser un puerto mini o micro USB.
    Nota: Para cargar el termostato, no deben usarse puertos USB de ordenador ni ningún otro puerto USB que no esté conectado a la red eléctrica.
  3. La pantalla se iluminará y aparecerá un mensaje pidiéndote que la conectes a la base. 
  4. Vuelve a conectar la pantalla a la base del termostato. Presiona hasta que quede encajada y oigas un chasquido, y comprueba si está bien fijada.
  5. Si vuelve a parpadear la luz roja, corta la corriente del sistema y del Heat Link. Extrae la pantalla del termostato y comprueba si los cables conectados a la base están bien fijados y si los tornillos que los sujetan están bien apretados.
  6. Si el problema continúa, ponte en contacto con nuestro equipo de atención al cliente para recibir más ayuda.

Una luz verde parpadea en el termostato

El termostato debería encenderse automáticamente

Si una luz verde parpadea en la parte superior de la pantalla de tu termostato Nest, significa que el software se está actualizando, iniciando o reiniciando. Este proceso suele tardar entre uno y dos minutos. Cuando termine de iniciarse
el termostato, se encenderá la pantalla.

Si parpadea la luz verde y tu termostato no responde durante más de cinco minutos, puede que se haya bloqueado durante la actualización.

  1.  Prueba a quitar la pantalla y volver a colocarla. Extráela de la base. Comprueba que el conector de clavijas esté bien alineado y presiónalo sobre la base. Oirás un chasquido que confirma que se ha fijado correctamente.
  2. Si esto no funciona, presiona la pantalla del termostato 10 segundos y, a continuación, suéltala. De este modo se fuerza el reinicio del termostato. Para saber más, consulta este artículo:

Cómo reiniciar o restablecer un termostato Nest

No hay luz en el termostato

Si no parpadea ninguna luz y el termostato no responde ni se enciende, significa que la batería se ha agotado y no recibe alimentación.

1. Comprueba que la pantalla esté bien conectada a la base

Si la pantalla no está bien conectada a la base, el termostato no se encenderá y la batería no podrá cargarse.

  1. Extrae la pantalla.
  2. Comprueba que el conector de clavijas esté bien alineado y presiónalo sobre la base. Oirás un chasquido que confirma que se ha fijado correctamente.

2. Comprueba si el termostato recibe corriente eléctrica

Los pasos para solucionar el problema son diferentes en función de cómo esté instalado y conectado a la alimentación eléctrica el termostato.
Enchufado a una toma de corriente (colocado en un soporte)
  • Comprueba si el cable de alimentación USB del termostato se ha introducido completamente dentro del termostato Nest. Comprueba también si el otro extremo del cable está totalmente insertado en el adaptador de corriente.
  • Asegúrate de que el enchufe esté bien conectado a una toma de corriente activa. Algunas tomas de corriente se pueden activar y desactivar. Comprueba que la toma de corriente esté activada. 
    Nota: Te recomendamos que enchufes tu termostato Nest a una toma sin interruptor si es posible.
  • Puede que haya un problema en el cableado de la toma de corriente. Comprueba con una lámpara o con un dispositivo electrónico si la toma de corriente recibe alimentación. Si no la recibe, comprueba que el fusible que controla la corriente de la toma no esté fundido. Cámbialo si es necesario.
Conectado a los cables de un Heat Link (instalado en la pared)
  1. Comprueba si el Heat Link recibe corriente eléctrica. Pulsa el botón de tu Heat Link. Si se enciende la luz, está recibiendo corriente. Si no se enciende, comprueba que el fusible que controla la corriente del Heat Link esté en la posición de encendido.
  2. Extrae la pantalla de tu termostato Nest y conecta un cable USB al puerto correspondiente de la parte posterior del termostato y a un cargador de pared. Según el modelo del termostato, puede ser un puerto mini o micro USB.
  3. Nota: Para cargar el termostato, no deben usarse puertos USB de ordenador ni ningún otro puerto USB que no esté conectado a la red eléctrica.
  4. La pantalla se iluminará y aparecerá un mensaje pidiéndote que la conectes a la base. 
  5. Vuelve a conectar la pantalla a la base del termostato. Presiona hasta que encaje y oigas un chasquido.
  6. Si tu termostato sigue sin responder, corta la corriente del sistema y del Heat Link. Extrae la pantalla del termostato y comprueba si los cables conectados a su base están bien colocados y fijados.
  7. Si el problema continúa, ponte en contacto con un Nest Pro de tu zona para que compruebe la instalación.

 3. Averigua si tu termostato Nest está dañado

En raras ocasiones, el termostato Nest puede estar dañado.

  1. Comprueba si el enchufe y el cable USB presentan algún daño. Puedes probar con otro adaptador de corriente USB si el enchufe está dañado. Utiliza uno para potencias de 1,4 A a 5 V. Si tienes un Nest Learning Thermostat, también puedes cambiar el cable USB si está dañado.
  2. Si el termostato Nest presenta algún daño y la garantía sigue en vigor, es posible que cumplas los requisitos necesarios para que te lo cambien. Ponte en contacto con nosotros para comprobar si los cumples.

Contactar con un Nest Pro para pedirle ayuda

Si con estos pasos no solucionas el problema, ponte en contacto con un Nest Pro de tu zona. El problema puede estar en el sistema.
¿Te ha resultado útil esta información?
¿Cómo podemos mejorar esta página?