Cómo aumentar el ahorro energético con el termostato Nest

Los termostatos Nest están diseñados para aprender de ti y de tu casa. El termostato aprenderá a mantener una temperatura agradable cuando estés en casa y a ahorrar energía cuando no estés. Aquí encontrarás algunos consejos para conseguir que el termostato ahorre más energía en casa.

Hay muchas formas de aumentar el ahorro energético y reducir el importe de las facturas. A continuación, incluimos algunos pasos que puedes seguir para reducir la cantidad de energía que usas.

Enséñale tus hábitos al termostato Nest

Durante la primera semana después de su instalación, el termostato creará un horario aprendiendo de las veces que pasas delante de él o ajustas la temperatura. No dejará de aprender, así que enséñale buenos hábitos para que te ayude a ahorrar energía. Bájalo antes de irte a dormir o en cualquier momento en el que bajarías la temperatura para ahorrar energía. El termostato Nest recordará esos cambios y ajustará el horario. Puedes ver los resultados de enseñarle buenos hábitos al termostato Nest en el Informe de Nest.

Ajusta las válvulas de los radiadores

Ajustar las válvulas de los radiadores puede ayudar a ahorrar energía, ya que tu casa se calentará y enfriará de forma más equilibrada. Si algunas de las habitaciones de tu casa se sobrecalientan, ajusta gradualmente las válvulas de los radiadores de cada habitación. Cierra las válvulas de las habitaciones que se calientan demasiado rápido y abre las de las habitaciones que están demasiado frías.

Elige cuidadosamente la Temperatura Eco

La Temperatura Eco te ayuda a ahorrar energía cuando no hay nadie en casa. Elegir una Temperatura Eco que permita un consumo eficiente de la energía evitará que la malgastes cuando no haya nadie en casa. Cuanto más eficiente sea la Temperatura Eco, más ahorrarás. Sin embargo, si tienes mascotas, plantas u objetos delicados en casa, no establezcas una Temperatura Eco demasiado baja.

Cómo cambiar los ajustes de la Temperatura Eco >

El Asistente En casa/Ausente puede usar la ubicación de tu teléfono para saber cuándo sales de casa y cuándo entras. Si quieres que tus familiares o amigos también puedan usar la ubicación de su teléfono, pueden registrarse para obtener una Cuenta familiar. Todos los miembros de una Cuenta familiar pueden usar la ubicación de sus teléfonos para ayudar a mejorar la precisión del Asistente En casa/Ausente.

Busca la Hoja Nest

La Hoja Nest es una forma sencilla de saber si estás ahorrando energía y te anima a seguir aumentando el ahorro a lo largo del tiempo. Si eliges una temperatura que permita ahorrar energía, la Hoja aparecerá en el termostato. Cuanto más la veas, más estarás ahorrando.

Prueba a cambiar la temperatura de tu horario solo medio grado

Casi nadie nota la diferencia entre una habitación que está a 22 °C un día y a 21,5 °C el siguiente. De hecho, la diferencia de temperatura entre la nariz y los dedos de los pies es probable que sea de más de 0,5 °C. Cambia la temperatura del horario del termostato solo 0,5 °C y comprueba cuánto has ahorrado en comparación con el mes anterior en el Informe de Nest.

Si te vas de vacaciones, cambia el termostato a la Temperatura Eco

Si vas a estar fuera de casa durante un largo periodo de tiempo, te recomendamos que cambies el termostato a la Temperatura Eco de forma manual para ahorrar energía.

Cómo ahorrar energía con el termostato Nest cuando te vas de vacaciones >

Evita subir mucho la calefacción

La mayoría de los sistemas de calefacción no calentarán la casa más rápido aunque subas el termostato a una temperatura más alta. Además, es probable que el sistema esté activado durante más tiempo y use más energía. Si quieres que la casa esté a 22 °C y pones la calefacción a 30, la temperatura subirá igual de rápido que si hubieras puesto la calefacción a 22.

Si subes mucho la calefacción a menudo, el termostato Nest memorizará esas temperaturas y las añadirá automáticamente al horario, lo que puede hacer que se consuma más energía.

Guíate por el ajuste Tiempo hasta alcanzar la temperatura

Cuando cambies la temperatura, consulta el ajuste Tiempo hasta alcanzar la temperatura en la pantalla del termostato para hacerte una idea del tiempo que tardará la casa en alcanzar la temperatura que has establecido. Quizá no sepas si quieres que la casa esté a 21° o a 22 °C, pero sí verás la diferencia entre encender la calefacción durante 15 minutos o encenderla durante 1 hora.

Consulta el Historial energético

Puedes ver los últimos 10 días de la actividad de la calefacción en el Historial energético. Es una buena herramienta para adoptar mejores hábitos y conseguir así un mayor ahorro en el futuro. Si quieres ver tu actividad energética de un periodo más largo, consulta el Informe de Nest.

Usa dos o más termostatos de la forma adecuada

Si tienes más de un termostato en casa, enséñales hábitos diferentes para que creen horarios para la zona de la casa que controlen. Puedes ahorrar todavía más energía cerrando las puertas interiores que separan las distintas zonas de la casa. Así, conservarás el aire caliente en la zona que quieras y evitarás que se encienda la calefacción cuando no sea necesario.

Si tienes una caldera de condensación

Las calderas de condensación son más eficientes cuando la temperatura del agua de retorno es inferior a 55 °C. Cada casa disipa el calor a un ritmo diferente y cada caldera es diferente; por eso, es recomendable que un profesional te ayude a seleccionar una temperatura de suministro de la caldera que mantenga una temperatura agradable y ahorre el máximo de energía. Si contactas con un Nest Pro, te ayudará a configurar los ajustes de tu caldera de condensación para ahorrar energía.

¿Te ha resultado útil esta información?
¿Cómo podemos mejorar esta página?