Trabajar con terceros

Acerca de Google My Business

Google My Business permite que los clientes encuentren y contacten con tu empresa más fácilmente cuando utilizan la Búsqueda de Google y Maps. Al crear y verificar una ficha de empresa, podrás gestionar la forma en que tu empresa se muestra en Google para ofrecer una buena primera impresión y mantener la información actualizada. A medida que los usuarios te vayan encontrando en Google, podrás conocer el comportamiento de tus clientes y obtener información sobre cómo descubren e interaccionan con tu empresa.

Contar con la ayuda de un tercero

Google My Business te proporciona herramientas para que tu empresa triunfe, pero a veces dirigir un negocio no deja tiempo suficiente para generar y mantener fichas de empresa eficaces. Si necesitas ayuda o quieres algunos consejos de expertos, puedes colaborar con terceros. Dispones de varias opciones, desde grandes empresas que gestionan cientos de clientes hasta consultores web individuales.

Cómo trabajar con un tercero

Aunque Google My Business es una herramienta gratuita, los terceros suelen cobrar una comisión por gestionar las fichas. Pueden ofrecerte servicios valiosos, como mantener actualizado tu perfil, proporcionarte información sobre los clientes o responder a las preguntas y reseñas que reciba tu empresa. Es importante entender qué beneficios te puede aportar un tercero para poder evaluar si vas a obtener el mejor retorno de la inversión.

A continuación, se presentan cinco prácticas recomendadas para elegir un tercero con el que trabajar:

  1. Sé selectivo. Cuando vayas a elegir un tercero con quien trabajar, plantéate estas preguntas:
    • ¿Ha gestionado fichas de empresa anteriormente?
    • ¿Ha gestionado empresas con presupuestos o audiencias objetivo similares?
    • ¿Qué otros servicios puede ofrecer para hacer crecer tu empresa?
  2. Trabaja solo con uno a la vez. Aunque puedes tener la tentación de dividir el presupuesto entre varios terceros para ver cuál ofrece mejores resultados, ten en cuenta que lo mejor es probarlos de uno en uno. Como tu empresa solo se puede mostrar una vez en Google, es difícil probar varios terceros a la vez.
  3. Infórmate.  No se necesita mucho tiempo para ponerse al día con el funcionamiento de Google My Business y entender cómo usar sus funciones. Si quieres una introducción básica a Google My Business, revisa los recursos y preguntas frecuentes y, a continuación, visita el Centro de Ayuda para encontrar respuestas a preguntas específicas. Comprender cómo funciona Google My Business te ayudará a tomar decisiones más fundamentadas a la hora de trabajar con un tercero.
  4. Confía en la experiencia. Aquellas empresas que han gestionado cientos de cuentas en Google suelen atesorar los mejores conocimientos sobre Google My Business. Antes de contratar a un tercero, habla con su equipo para valorar su experiencia gestionando empresas en Google.
  5. Evalúa tu rendimiento. En la cuenta de Google My Business puedes encontrar información valiosa sobre cómo encuentran los clientes tu empresa en Google y cómo interactúan con ella. Dedica un tiempo cada mes a revisar el rendimiento de tu ficha y a evaluar los resultados que obtienes de trabajar con un tercero. Comprueba factores como las fotos actualizadas y el horario de apertura actual o cambios en cómo los clientes descubren tu empresa online.

Comportamiento engañoso

Aunque muchos terceros velan por los intereses de sus clientes, hay algunos que pueden no ser tan íntegros. A continuación, se presenta una lista de señales de alerta que debes tener en cuenta al elegir un tercero con el que trabajar:

  • No es transparente. Tienes derecho a saber cómo interactúan los usuarios con tu empresa, incluidos datos específicos como el número de visualizaciones y los clics en tu ficha de empresa.
  • Te garantiza una posición en Google. Los terceros no pueden influir en el orden en que tu empresa se muestra en la Búsqueda de Google ni en Maps. Más información sobre la clasificación de búsqueda local
  • Afirma que trabaja para Google. Si un tercero representante afirma ser un empleado de Google, pregúntale el nombre y solicita que te envíe un correo electrónico desde su dirección de correo electrónico con el dominio @google.com (no @gmail.com).
  • Te amenaza. Los terceros no pueden retirar tu empresa de Google ni acceder a tu ficha sin tu permiso explícito.
  • Establece precios engañosos. Un tercero malintencionado podría intentar cobrarte un precio diferente del acordado. Obtén siempre una copia oficial del contrato antes de trabajar con él.

Informar de una infracción de la política de terceros

¿Crees que un tercero está infringiendo esta política? Háznoslo saber a través de este enlace.

Aunque no respondamos personalmente, investigaremos los comentarios y tomaremos las medidas pertinentes si es necesario.

¿Te ha sido útil este artículo?
¿Cómo podemos mejorar esta página?