Comprobar el rendimiento de la búsqueda del sitio

El objetivo de Google es ofrecer los resultados más relevantes posibles en cada consulta. Los resultados de búsqueda proceden de nuestro índice de búsqueda, que evoluciona constantemente a medida que se añade y se modifica contenido en la Web. Cuando cambia el contenido o se actualizan nuestros algoritmos de clasificación, puede ser que las direcciones URL cambien de posición en los resultados de búsqueda y que, aunque es menos probable, se eliminen.

Somos conscientes de que estos cambios pueden resultar confusos. Si tu sitio está bien enlazado con otros sitios de la Web, probablemente volveremos a añadirlo durante el próximo rastreo. A pesar de que no podemos garantizar que una página aparezca siempre en nuestro índice o se muestre en una posición determinada, nuestras Directrices para webmasters ofrecen consejos útiles para facilitar el rastreo de un sitio web. Si sigues estas recomendaciones, tendrás más posibilidades de que tu sitio aparezca de forma regular en los resultados de búsqueda.

Si tu sitio no aparece en los resultados de búsqueda de Google o su rendimiento es inferior al que tenía antes, prueba a seguir estos pasos para identificar y para corregir las posibles causas del problema:

Comprueba que tu sitio web se encuentre en el índice de Google

  • Realiza una búsqueda mediante el parámetro "site:"

    A menudo, cuando un webmaster nos comenta que su sitio no aparece en los resultados de búsqueda de Google, descubrimos que el sitio en cuestión sigue apareciendo. Para averiguar rápidamente si el sitio sigue en nuestro índice, solo tienes que realizar una búsqueda de sitio en Google indicando la URL completa de tu sitio. Por ejemplo, si buscas site:google.com, aparecerán los siguientes resultados: http://www.google.com/search?num=100&q=site:google.com. Ten en cuenta que no debes introducir espacios entre el operador site: y el nombre del dominio.

    Si el sitio se muestra como resultado cuando realizas una búsqueda de tu URL en Google, quiere decir que está incluido en nuestro índice.

    Por el contrario, si tu sitio ya no aparece en el índice, cuando antes sí lo estaba, es posible que se haya eliminado por una infracción de nuestras Directrices para webmasters. Repasa las directrices y, una que vez que hayas realizado las correcciones pertinentes, envía una solicitud de reconsideración.

  • Comprueba que tu sitio aparezca en la clasificación y se corresponda con el nombre de tu dominio

    Busca www.[tudominio].com en Google. Si tu sitio no aparece en los resultados de búsqueda o aparece en puestos muy bajos de la clasificación, es posible que se le haya aplicado una acción manual antispam por haber infringido las Directrices para webmasters. Si detectamos determinados problemas en tu sitio (por ejemplo, software malicioso), te lo comunicaremos a través del Centro de mensajes. También debes comprobar que tu sitio se adhiera a las Directrices para webmasters. Una vez que estés seguro de que se hayan solucionado todos los problemas, envíanos una solicitud de reconsideración.

  • Comunícanos que dispones de contenido nuevo

    Si tu sitio es muy nuevo, puede que todavía no lo conozcamos. Informa a Google sobre tu sitio. Una forma rápida de que Google conozca las páginas nuevas de Internet es a través de un sitemap. Los sitemaps son una buena manera de proporcionar a Google información sobre las páginas que consideras más importantes, incluso si el sitio ya figura en el índice.

Comprueba si se ha efectuado una acción manual antispam en tu sitio

  • Consulta la página Acciones manuales

    Aunque en Google confiamos en nuestros sistemas automatizados para rastrear, indexar y mostrar páginas web, también tenemos que realizar acciones manuales para proteger la calidad de nuestros resultados de búsqueda. Si tu sitio contiene spam o infringe de otro modo nuestras directrices para webmasters, podemos efectuar una acción manual en él, como rebajar su posición o incluso eliminarlo de nuestros resultados de búsqueda. Si la clasificación de tu sitio se ve afectada por una acción manual antispam, te lo comunicaremos en la página Acciones manuales de Search Console. Para ver esta información, debes haber añadido y verificado tu sitio.

Asegúrate de que Google pueda encontrar y rastrear tu sitio

El rastreo es el proceso mediante el cual el robot de Google detecta páginas nuevas y modificadas y las añade al índice de Google. El proceso de rastreo de Google empieza con una lista de URL de páginas web generada a partir de anteriores procesos de rastreo y se amplía con los datos de los sitemaps que ofrecen los webmasters. A medida que el robot de Google visita cada uno de esos sitios web, detecta enlaces en sus páginas y los añade a la lista de páginas que debe rastrear. Los sitios nuevos, los cambios en los existentes y los enlaces obsoletos se detectan y se utilizan para actualizar el índice de Google.

  • Comprueba si existen errores de rastreo. En la página Errores de rastreo de Search Console aparecen detalles sobre las URL de tu sitio que hemos intentado rastrear y a las que no hemos podido acceder. Revisa estos errores y corrige los que puedas. La próxima vez que el robot de Google rastree tu sitio, detectará los cambios y los usará para actualizar el índice de Google.
  • Revisa tu archivo robots.txt. La herramienta de comprobación de robots.txt te permite analizar el archivo robots.txt para ver si estás bloqueando el acceso del robot de Google a alguna URL o a algún directorio del sitio.
  • Asegúrate de que las URL no se hayan bloqueado mediante metaetiquetas.
  • Repasa la estructura de tu sitio y asegúrate de que se pueda acceder a él fácilmente. La mayoría de los motores de búsqueda se basan en texto. Si utilizas JavaScript, DHTML, imágenes o contenido rich media como Silverlight para crear enlaces y funciones de navegación, al robot de Google y a otras arañas les podría resultar difícil rastrear tu sitio.
  • Si has reestructurado tu sitio recientemente o has cambiado el dominio, es posible que páginas que anteriormente aparecían en las primeras posiciones aparezcan ahora en puestos bajos de la clasificación. Para evitarlo, usa redireccionamientos 301 ("RedirectPermanent") en el archivo .htaccess para redirigir de forma inteligente a los usuarios, el robot de Google y otras arañas. En Apache, puedes hacerlo mediante el archivo .htaccess, y en IIS, con la consola administrativa. Si deseas obtener más información acerca de los redireccionamientos 301 HTTP, visita la página http://www.ietf.org/rfc/rfc2616.txt.
  • Considera la posibilidad de crear y enviar un sitemap. Los sitemaps te permiten proporcionar a Google información sobre tu sitio y sobre las URL que consideras más importantes, incluso si el sitio ya figura en el índice. Son especialmente útiles si el sitio incluye contenido dinámico o algún otro tipo de contenido que el robot de Google no puede detectar fácilmente, o bien si el sitio es nuevo o no hay muchos enlaces que dirijan a él.

Asegúrate de que Google pueda indexar tu sitio

El robot de Google procesa todas las páginas que rastrea para compilar un índice masivo de todas las palabras que ve junto con su ubicación en cada página. Además, procesa la información incluida en las etiquetas y los atributos de contenido clave, como las etiquetas "title" y los atributos "alt". Google puede procesar muchos tipos de contenido. No obstante, aunque podemos procesar archivos HTML, PDF y Flash, nos resulta más difícil interpretar otros formatos rich media (por ejemplo, para rastrear e indexar), como Silverlight.

  • Comprueba las estadísticas del índice de tu sitio. Estas estadísticas indican cómo se representa tu sitio en el índice de Google.
  • Revisa la estructura del sitio. Google, al igual que la mayoría de los motores de búsqueda, se basa en texto. Esto implica que el robot de Google no puede leer texto incluido en imágenes o en la mayoría de los archivos rich media que no son Flash, ni páginas que estén ocultas tras código JavaScript o que requieran que se inicie sesión. Si te aseguras de que todo el contenido se encuentre en formato de texto y sea legible, los usuarios y el robot de Google podrán acceder a él más fácilmente.

Asegúrate de que el contenido de tu sitio sea útil y relevante

  • Para saber cómo llegan los usuarios a tu sitio, consulta la página de consultas de búsqueda. La primera columna muestra las búsquedas de Google en las que aparece tu sitio con mayor frecuencia. En la página, también se incluye el número de impresiones, el número de clics y el porcentaje de clics de cada consulta. Estos datos son especialmente útiles, ya que proporcionan información sobre las búsquedas de los usuarios (la consulta) y sobre las consultas que suelen realizar al hacer clic en tu sitio. Por ejemplo, es posible que tu sitio aparezca con frecuencia en búsquedas de Google como resultado de las consultas "aparatos para expreso" y "máquinas para café", pero el porcentaje de clics (CTR) será bajo si a los usuarios no les queda claro que tu sitio contiene información sobre dicho produhttp://translate.google.com/toolkit/images/cleardot.gifcto. En ese caso, revisa el contenido del sitio para hacerlo más elocuente y relevante. No obstante, evita el exceso de palabras clave, ya que puede provocar un empeoramiento de la clasificación y del servicio a los usuarios.
  • Descubre cómo ve Google tu sitio. En la página Palabras clave de contenido se muestran palabras clave y frases que utilizan otros sitios cuando incluyen enlaces al tuyo. Conocer cómo ven otros usuarios tu sitio puede ayudarte a orientar mejor el contenido a tu audiencia.
  • Comprueba la página de Mejoras de HTML de Search Console. La información descriptiva de las etiquetas "title" y las metadescripciones nos permite hacernos una idea clara del contenido de un sitio. Además, este texto de la etiqueta puede aparecer en las páginas de resultados de búsqueda; por otro lado, los usuarios tienden a hacer clic en texto descriptivo porque les resulta más útil.
  • Da a conocer tu sitio. Los enlaces a tu sitio ayudan a Google a determinar su relevancia en relación con las consultas de los usuarios. Los enlaces naturales a tu sitio se desarrollan como parte de la naturaleza dinámica de la Web cuando otros sitios creen que tu sitio es valioso y que puede ser útil para sus usuarios.
  • Comprueba si algún contenido de tu propiedad se ha marcado como contenido para adultos desactivando SafeSearch. El filtro SafeSearch de Google elimina de los resultados de búsqueda los sitios que incluyen pornografía y contenido sexual explícito. Aunque ningún filtro es fiable al 100%, SafeSearch usa una tecnología de propiedad avanzada que comprueba las palabras clave y las frases, las direcciones URL y las categorías de Open Directory.
  • Un contenido de imagen interesante puede ser un excelente recurso para generar tráfico. Te recomendamos que, al publicar imágenes, pienses detenidamente cómo crear la mejor experiencia posible para el usuario y sigas nuestras directrices para imágenes.

No hay prácticamente nada que pueda hacer un competidor para perjudicar tu clasificación o eliminar tu sitio de nuestro índice. Si te preocupa uno de los sitios que enlaza con el tuyo, te sugerimos que te pongas en contacto con el webmaster del mismo. Google se limita a recopilar y organizar la información publicada en la Web, pero no controla el contenido de esas páginas.

A veces, la fluctuación en los resultados de las búsquedas se debe a discrepancias entre nuestros centros de datos. Cuando un usuario realiza una búsqueda en Google, la consulta se envía a nuestro centro de datos para obtener los resultados pertinentes. Existen numerosos centros de datos, y las consultas se envían a unos o a otros en función de varios factores como, por ejemplo, la ubicación geográfica y el tráfico de búsquedas. Dado que no todos los centros de datos se actualizan de forma simultánea, es posible que los resultados de búsqueda sean ligeramente diferentes en función del centro de datos que procese la consulta.

¿Te ha sido útil este artículo?