Fraudes y reembolsos

 

Las transacciones de Android Pay se tratan de la misma manera que las transacciones de tarjetas de dinero electrónico y los comerciantes están sujetos a las mismas normas de responsabilidad y políticas de reembolso. Por esta razón, deben encargarse de las disputas y los reembolsos relacionados con las transacciones, independientemente de si se estas se han realizado con Android Pay o no.

Android Pay posee funciones de prevención del fraude que protegen tanto a los clientes como a los comerciantes, reducen el número de disputas y contracargos y, en general, mejoran la experiencia de todos los usuarios del servicio.  

Prevención del fraude 

Cuando un cliente intenta añadir una tarjeta de crédito o débito a su aplicación Android Pay, Google envía los datos de tarjeta que se han introducido a la entidad bancaria emisora. A continuación, dicha entidad evalúa los datos del cliente y otras señales según una serie de criterios de riesgo. Este proceso de identificación y verificación (ID y V) sirve para confirmar que la información introducida es válida y que se puede digitalizar dicha tarjeta.

En resumen, el proceso de identificación y verificación determina si se aprueba a un cliente y se le permite añadir su tarjeta a Android Pay, o bien si previamente tiene que completar unos pasos de autenticación adicionales.  El procedimiento de autenticación puede consistir en que el cliente verifique su identidad por teléfono con la entidad bancaria, o en que use una contraseña de un solo uso que reciba por correo electrónico, por SMS o a través de su extracto bancario.

Reembolsos

Las transacciones de Android Pay se tratan de la misma manera que las transacciones de tarjetas de crédito o débito, y los comerciantes están sujetos a las mismas normas de responsabilidad y políticas de reembolso. Por esta razón, deben encargarse de las disputas y los reembolsos relacionados con las transacciones, independientemente de si se estas se han realizado con Android Pay o no.  

Los comerciantes reciben una notificación cuando los clientes entablan una disputa contra su adquiriente o su procesador de pagos, y responden al cargo en disputa con las pruebas que exijan las normas de la asociación de tarjetas. La entidad bancaria emisora de la tarjeta es, en última instancia, la responsable de determinar la resolución de la devolución de un cargo.  
 

¿Te ha resultado útil esta información?
¿Cómo podemos mejorar esta página?