Temas de Gmail

Si utilizas Google Apps, es posible que tu administrador haya inhabilitado los temas y no dispongas de esta opción.

Personaliza tu Gmail con un tema de fondo y dale un toque original a tu bandeja de entrada. 

  1. Abre Gmail.
  2. Haz clic en la rueda dentada (arriba a la derecha).
  3. Selecciona Temas.

Temas con color, de alta definición y clásicos

Algunos temas van cambiando a lo largo del día y, si seleccionas uno de estos, tienes que elegir una ubicación en el menú desplegable. Utilizaremos la ubicación que proporciones para sincronizar correctamente los cambios del tema con el amanecer, el anochecer o el tiempo de donde te ubiques. Si no introduces ninguna ciudad o si escribes el nombre de una que no sea válido, estableceremos la ubicación en la capital del país que hayas seleccionado.

Para saber qué temas cambian, fíjate en la esquina inferior derecha de la miniatura del tema. Si el icono es pequeño, el tema cambia según el tiempo, la hora y el día de la semana. Además, si observas una esquina blanca, quiere decir que el fondo de la lista de mensajes del tema es de color claro. En cambio, si la esquina es negra, significa que es de color oscuro.

Temas personalizados

¿Tienes una foto de tu perro y te gustaría que fuera tu tema de fondo? Fenomenal, también puedes crear temas con tus imágenes. Selecciona una de las dos opciones del apartado "Temas personalizados": "Claro" u "Oscuro". Después, elige una imagen (te recomendamos que tenga un tamaño de más de 2.560 x 1.920 píxeles) de tu ordenador, de tu teléfono, de tus álbumes de fotos o de la Web.

También puedes elegir un tema personalizado a partir de una selección de fotos destacadas.

Comparte tu tema

Puedes compartir con tus amigos los temas que has creado de varias formas: a través de Google+ o por correo electrónico, enviándoselo como un adjunto o pegando el enlace de tu tema en el mensaje. Cuando termines de crear un tema personalizado, te preguntaremos que si quieres compartirlo con más gente y cómo te gustaría hacerlo.

Cuando subes una imagen para convertirla en un tema personalizado, esta se guarda en un álbum de Google+ o de Picasa. Si eliminas la imagen en Google+ o en Picasa, nadie podrá ver ni usar tu tema compartido. Al cabo de un día, también se eliminará la imagen de tu fondo de Gmail.

Cuando tus amigos hagan clic en el enlace que has compartido con ellos, verán un mensaje de confirmación. Si hacen clic en Aceptar, tu tema personalizado será su fondo de Gmail.