Cómo ahorrar energía con el termostato Nest cuando estás de vacaciones

El Asistente En casa/Ausente cambia automáticamente tu termostato Nest a la Temperatura Eco cuando te vas de casa y te ayuda a ahorrar energía mientras viajas. Si vas a estar fuera durante más tiempo, puedes ahorrar todavía más energía y evitar que tu casa sufra algún desperfecto si las temperaturas bajan demasiado. Para ello, en lugar de usar la Temperatura Eco, cambia el modo de tu termostato Nest a Apagado.

No hace falta que ajustes tu termostato Nest para ahorrar energía cada vez que salgas de casa, ya que te ayuda a ahorrar energía automáticamente cambiando a la Temperatura Eco. Sin embargo, si vas a estar fuera de casa durante más tiempo (por ejemplo, de vacaciones), tienes varias opciones: puedes cambiar manualmente tu termostato a la Temperatura Eco, cambiarlo al modo Apagado o desconectar la corriente eléctrica. Cada opción tiene distintos resultados.

Utilizar la Temperatura Eco

Si el termostato Nest detecta que no hay nadie en casa, puede cambiar automáticamente a la Temperatura Eco para ahorrar energía, aunque también puedes cambiar a la Temperatura Eco de forma manual. Ambas opciones ayudan a mantener un ambiente relativamente agradable en casa. De esta forma, cuando vuelvas a casa se tardará menos tiempo en alcanzar la temperatura que te gusta, a diferencia de si hubieras cambiado el modo del termostato a Apagado.

  • Si cambias manualmente a la Temperatura Eco, el termostato seguirá en ese modo y no volverá a su horario de temperatura habitual hasta que lo cambies manualmente a un modo de calefacción o aire acondicionado.

  • Si dejas que el termostato cambie automáticamente a la Temperatura Eco y un vecino pasa por tu casa para cuidar de tu mascota o recoger el correo, es posible que el termostato encienda el sistema para alcanzar la temperatura programada habitual. Cuando se marche, tu termostato volverá a cambiar a la Temperatura Eco.

Cambiar el modo del termostato a Apagado

Si vas a estar fuera durante más tiempo (por ejemplo, de vacaciones), puedes ahorrar todavía más energía si, en lugar de usar la Temperatura Eco, cambias el modo del termostato Nest a Apagado. Si usas este modo, puede que tu casa no tenga un ambiente tan agradable cuando vuelvas.

Importante: El termostato no se apagará si activas el modo Apagado, pero evitará que el sistema encienda la calefacción de tu casa a menos que se alcancen las temperaturas de seguridad. Puede suceder, por ejemplo, que las tuberías del agua revienten si se congelan. Por tanto, si baja mucho la temperatura, las temperaturas de seguridad indicarán a tu termostato que encienda el sistema para evitar que las tuberías sufran daños.

       Cómo cambiar el termostato Nest al modo apagado >

Apagar el agua caliente de la casa

Si tienes un Nest Learning Thermostat de 3.ª generación que controla el agua caliente de una caldera con depósito externo, también puedes desactivar el horario del agua caliente cuando te vayas.

De lo contrario, aunque hayas apagado el termostato Nest, este seguirá el horario fijado para calentar el agua hasta 48 horas después de que te hayas ido de casa. Transcurrido ese tiempo, el horario del agua caliente se desactivará automáticamente.

        Cómo cambiar la configuración del agua caliente de casa con el termostato Nest >

Desconectar la corriente eléctrica de la casa

Algunas personas prefieren desconectar la corriente eléctrica de su casa cuando van a pasar mucho tiempo fuera. Si lo haces y tienes un termostato Nest, debes tener en cuenta varias cosas:

  • El termostato Nest no podrá cargar su batería si desconectas la corriente eléctrica. Terminará por apagarse y no podrá controlar el sistema. Cuando está apagado, aparece como Sin conexión en la aplicación Nest.

  • Cuando conectes la corriente eléctrica, es posible que el termostato Nest tenga que volver a cargarse antes de encenderse automáticamente. Verás una luz roja que parpadea en tu termostato Nest mientras se carga la batería.

  • Aunque la batería puede tardar hasta 3 horas en cargarse, dependiendo de lo baja que estuviera su carga, puedes acelerar el proceso con un cable USB:

    1. Quita la pantalla del termostato.

    2. Conecta un cable USB al puerto USB de la parte posterior de la pantalla y a un cargador de pared.

      Nota: Necesitarás un cable mini o micro USB en función del modelo de termostato que tengas.

    3. La pantalla del termostato se iluminará y aparecerá un mensaje pidiéndote que la conectes a la base.

    4. Vuelve a conectar la pantalla a la base del termostato. Presiona hasta que encaje y oigas un chasquido.

¿Te ha resultado útil esta información?
¿Cómo podemos mejorar esta página?