Información sobre el retorno de la inversión (ROI)

Tanto si utilizas Google Ads para aumentar las ventas o para generar oportunidades de venta u otra actividad de valor de los clientes, te recomendamos que midas el retorno de la inversión (ROI). Conocer tu ROI te permite evaluar si el dinero que inviertes en Google Ads se destina a una buena causa: beneficios para tu empresa.

Cómo funciona el ROI

El ROI es la relación existente entre el beneficio neto y los costes. Suele ser la medida más importante para los anunciantes, ya que se basa en sus objetivos publicitarios específicos y muestra el efecto real de su estrategia publicitaria en su negocio. El método exacto para realizar el cálculo depende de los objetivos de la campaña.

Una forma de definir el ROI es:

    (ingresos - coste de las ventas) / coste de los bienes vendidos

Supongamos que tienes un producto que cuesta 100 € producirlo y se vende por 200 €. Si vendes seis unidades de este producto gracias a la publicidad de Google Ads, el coste total será de 600 € y las ventas totales, de 1200 €. Supongamos que tus costes de Google Ads son de 200 €, y que los costes totales ascienden a 800 €. Tu ROI es el siguiente:

    (1200 € - 800 €) / 800 €

    = 400 € / 800 €

    = 50%

En este ejemplo, gana un retorno de la inversión del 50%. Por cada euro que gaste, obtiene 1,50 €.

Para los productos físicos, el coste de los bienes vendidos es igual al coste de fabricación de todos los elementos que haya vendido más sus costes publicitarios, y sus ingresos es el importe que ha obtenido a partir de la venta de dichos productos. La cantidad que invierte por cada venta se conoce como el coste por conversión.

Si tu empresa genera oportunidades de venta, el coste de los bienes vendidos son los costes publicitarios, y los ingresos son el importe que obtengas a partir de una oportunidad de venta típica. Por ejemplo, si normalmente haces 1 venta por cada 10 oportunidades de venta, y tu venta típica es de 20 €, cada oportunidad de venta genera, de media, 2 € de ingresos. La cantidad que gastas para conseguir una oportunidad de venta se conoce como "coste por acción" (CPA).

La importancia del ROI

Calculando el ROI, puedes averiguar cuánto dinero has obtenido anunciándote con Google Ads. También puedes utilizar el ROI para decidir cómo invertir el presupuesto. Por ejemplo, si observas que una campaña genera un ROI más alto que otras, puedes invertir una parte mayor del presupuesto en la campaña con mejores resultados y menos dinero en campañas que no tengan un rendimiento tan bueno. También puedes utilizar los datos del ROI para intentar mejorar el rendimiento de las campañas menos rentables.

Utiliza las conversiones para medir el ROI

Para identificar el ROI, primero debes medir las conversiones, que son acciones de cliente que consideras valiosas, como compras, registros, vísitas a páginas web u oportunidades de venta. En Google Ads, puedes utilizar la herramienta gratuita de seguimiento de conversiones para hacer un seguimiento del número de clics que generan conversiones. El seguimiento de conversiones también puede ayudarte a determinar la rentabilidad de una palabra clave o de un anuncio, y a hacer un seguimiento de la tasa de conversión y de los costes por conversión.

Nota

Muchos anunciantes de Google utilizan Google Analytics para hacer el seguimiento de las conversiones. Es una herramienta de analítica web gratuita que te permite saber cómo interactúan los clientes con tu sitio web. Consulta más información sobre cómo importar conversiones de Google Analytics.

Una vez que hayas empezado a medir conversiones, puedes empezar a evaluar el ROI. El valor de cada conversión debería ser mayor al importe invertido para obtener la conversión. Por ejemplo, si inviertes 10 € en clics para conseguir una venta, y recibes 15 € por esa venta, has ganado dinero (5 €) y has recibido un buen retorno de la inversión en Google Ads.

¿Te ha resultado útil esta información?
¿Cómo podemos mejorar esta página?

¿Necesitas más ayuda?

Inicia sesión si quieres ver otras opciones de asistencia para solucionar tu problema.