Cómo crear una contraseña segura

Para mantener tu cuenta protegida, sigue los consejos siguientes sobre cómo crear una contraseña segura:

Utiliza una contraseña distinta para todas tus cuentas importantes.
Utiliza una contraseña distinta para cada una de tus cuentas importantes, como la cuenta de correo electrónico y la del servicio online del banco. Reutilizar contraseñas conlleva un riesgo. Si alguien averigua tu contraseña para una cuenta, podría acceder a tu dirección de correo electrónico, o incluso a tu dinero, y saber dónde vives.
Cambia tu contraseña a menudo
Si alguien ha averiguado tu contraseña, puede que esté accediendo a tu cuenta sin tu conocimiento. Si cambias tu contraseña de forma periódica, podrás limitar este tipo de acceso no autorizado.
Utiliza una contraseña formada por una combinación de letras, números y símbolos.
Si utilizas números, símbolos y combinaciones de mayúsculas y minúsculas en tu contraseña, conseguirás que sea más difícil averiguarla. Por ejemplo, una contraseña de ocho caracteres compuesta por números, símbolos y letras mayúsculas y minúsculas es más difícil de averiguar que una que solo esté compuesta por ocho letras en minúscula, ya que la primera tiene más de 30.000 combinaciones posibles.
No utilices información personal ni palabras comunes como contraseña.
Crea una contraseña exclusiva que no esté relacionada con tu información personal y que utilice una combinación de letras, números y símbolos. Por ejemplo, puedes seleccionar una palabra o una frase al azar e insertar letras y números en el principio, en el medio y en el final para conseguir que sea muy difícil de averiguar (por ejemplo, "FeL1C3s@Fi3StAs"). No utilices palabras o frases simples, como "contraseña" o "quieroentrar", ni patrones de teclado como "qwerty" o "qazwsx", ni patrones secuenciales como "abcd1234", ya que, si lo haces, tu contraseña será más fácil de averiguar.
Asegúrate de que las opciones de copia de seguridad de la contraseña estén actualizadas y sean seguras.
No olvides actualizar con regularidad la dirección de correo electrónico alternativa para poder recibir mensajes de correo electrónico en caso de que tengas que restablecer la contraseña. También puedes añadir un número de teléfono para recibir los códigos de restablecimiento de la contraseña a través de mensajes de texto.
Muchos sitios web también te ofrecerán la opción de responder a una pregunta de seguridad si olvidas tu contraseña. Si puedes crear tu propia pregunta, piensa una pregunta que tenga una respuesta que solo tú conozcas. La respuesta debería consistir en algo que no pueda averiguar nadie examinado la información que publicas online a través de blogs o perfiles de redes sociales. Si has elegido una pregunta de la lista de opciones, como la ciudad en la que naciste, intenta encontrar la manera de hacer que tu respuesta sea única siguiendo los consejos que te hemos ofrecido anteriormente. De esta manera, aunque alguien averigüe la respuesta, no sabrá cómo introducirla correctamente.
Mantén tus contraseñas a salvo.
No dejes notas con tus contraseñas de varios sitios en tu ordenador ni en tu escritorio. Las personas que pasen por allí podrían robar esa información y utilizarla para poner en peligro tu cuenta. Si decides guardar tus contraseñas en un archivo de tu equipo, ponle un nombre poco sospechoso para que los usuarios no sepan lo que contiene. No uses un nombre como, por ejemplo, "mis contraseñas". Si no te resulta fácil recordar varias contraseñas, una buena opción puede ser utilizar un administrador de contraseñas de confianza. Dedica unos minutos a consultar las opiniones sobre estos servicios y a conocer su reputación.

Añade una capa de seguridad adicional
Una vez que hayas creado una contraseña, puedes habilitar la verificación en dos pasos para añadir una capa de seguridad adicional. Para utilizar la verificación en dos pasos, debes disponer de acceso a tu teléfono, así como tu nombre de usuario y tu contraseña, cuando inicies sesión en tu cuenta de Google. Esto significa que si alguien roba o averigua tu contraseña, no podrá iniciar sesión en tu cuenta porque no dispondrá de tu teléfono. De este modo, puedes protegerte con algo que hayas memorizado (tu contraseña) y con algo que te pertenece (tu teléfono).

 
Para obtener más información sobre cómo mantener tu cuenta protegida, consulta la lista de verificación de seguridad de la cuenta.