Conceptos básicos sobre facturación

Para utilizar Google Apps después de tu prueba gratuita de 30 días, debes iniciar una suscripción de pago a los servicios de Google Apps. A partir de ahí, te cobraremos el servicio de forma mensual. A continuación se ofrece una descripción general de cómo funciona la facturación de Google Apps y algunas de tus opciones.

Cuestiones principales que debes saber de la facturación de Google Apps

Configurar la facturación durante la prueba gratuita de 30 días

Al registrarte en Google Apps, recibirás una prueba de 30 días gratuita para utilizar servicios de Google con diez usuarios como máximo. Para poder seguir utilizando el servicio a partir de ese momento o añadir a más de diez usuarios, deberás configurar la facturación para tu suscripción. Es importante configurar la facturación antes de que venza la prueba gratuita, para que no se suspendan los servicios. Puedes configurar la facturación en cualquier momento. No se te cobrará hasta que la prueba gratuita haya finalizado o hayas añadido a más de diez usuarios. Consulta Configurar el plan de facturación y pago.

Asimismo, obtienes una prueba gratuita de 30 días si actualizas a Google Apps for Work desde la edición gratuita heredada de Google Apps. Antes de que finalice la prueba, puedes configurar la facturación o cambiar a una versión gratuita heredada. Consulta Actualizar a Google Apps for Work.

Moneda y país de facturación

Cuando configuras una cuenta de facturación de Google por primera vez, eliges el país en el que realizas tu actividad profesional y la moneda con la que quieres pagar. Tu país determina los métodos de pago que puedes utilizar. Piensa bien el país y la moneda que quieres elegir, ya que no podrás cambiarlas más adelante.

Para obtener más información, consulta Opciones de pago en mi país.

Planes de facturación de Google Apps

Cuando configuras la facturación para Google Apps, eliges entre dos planes de facturación: el plan flexible, donde solo se te cobra por las cuentas de usuario que utilices cada mes; o bien el plan anual, en el que se te aplica un descuento si te comprometes a un año de servicio para un número mínimo de usuarios.

Para obtener más información, consulta Comparar los planes de facturación de Google Apps.

Pagar mediante tarjeta de crédito o cuenta bancaria

Puedes pagar tu suscripción a Google Apps mediante una tarjeta de crédito internacional. Google acepta pagos mediante Visa, MasterCard y American Express. En algunos lugares, podrás pagar a través de cargos en cuenta, lo que también se denomina domiciliación bancaria.

Para obtener más información, consulta Opciones de pago de Google Apps.

Pagos automáticos mensuales

Al configurar la facturación para Google Apps, especifica una forma de pago (tarjeta de crédito o cuenta bancaria) para pagar tu servicio. Cada mes, cargaremos en tu forma de pago el importe que corresponda al servicio que utilizaste el mes anterior. Se te cobrará mensualmente independientemente del plan de facturación que tengas. Aunque puedes cambiar la forma de pago en cualquier momento, para que el servicio no se interrumpa, deberás tener una forma de pago válida asociada a tu cuenta.

Opción de prepago: para disfrutar de una mayor flexibilidad en la forma de pagar, también puedes realizar pagos anticipados si añades crédito a tu cuenta de facturación. A principios de mes, cargaremos automáticamente en cuenta el pago de cualquier crédito disponible en lugar de cargarlo en tu forma de pago principal.

Para obtener más información, consulta Opciones de pago de Google for Work.

Comprar más usuarios

Independientemente del plan de facturación que tengas, podrás adquirir fácilmente más cuentas de usuario a medida que crezca tu equipo. Los pagos mensuales aumentarán conforme al número de cuentas de usuario que hayas añadido. No obstante, ten en cuenta que en el plan anual no podrás eliminar las licencias de usuario que hayas adquirido hasta que sea el momento de renovar el contrato anual.

Para obtener más información, consulta Comprar licencias de usuario en el plan anual.

Renovar el plan anual

Si estás suscrito al plan anual, puedes actualizar la configuración de facturación para renovar automáticamente tu contrato al final del año. También puedes optar por cambiar al plan flexible una vez que haya finalizado el contrato. No dejes que venza el contrato anual, ya que se suspenderá tu servicio Google Apps.

Para obtener más información, consulta Activar la renovación automática en el plan anual.

Registro del dominio a través de Google

Si has adquirido el nombre de tu dominio www.tuempresa.com a través de Google cuando te registraste en Google Apps, administras los pagos y las renovaciones para el dominio en tu cuenta de facturación de Google. No obstante, tu dominio no se aloja en Google, sino en uno de nuestros partners de host de dominio).

Para obtener más información, consulta Registro del dominio.

Cuentas suspendidas

Si en algún momento se rechaza tu pago automático, tienes 30 días para corregir los pagos. De lo contrario, tus servicios de Google Apps se suspenderán. Para evitar la suspensión, mantén tu forma de pago principal actualizada. También puedes añadir crédito a la cuenta. Si se ha suspendido el servicio, puedes levantar la suspensión si corriges la forma de pago y saldas el importe adeudado.

Para obtener más información, consulta Suspensión.

Cancelar la suscripción

Si ya no quieres utilizar los servicios de Google Apps, puedes cancelar la suscripción a Google Apps en cualquier momento. No obstante, si cancelas el plan anual antes de que finalice el contrato, tendrás que pagar un cargo por liquidación (el importe restante de tu compromiso anual).

Para obtener más información, consulta Cancelar la suscripción a Google Apps.